El Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha abierto el plazo de información pública del proyecto de Real Decreto que modifica la normativa actualmente en vigencia en materia de Inspección Técnica de Vehículos (ITV). De este modo los afectados por los cambios propuestos tienen de plazo hasta el próximo día 10 de agosto para presentar sus alegaciones.


El proyecto plantea suprimir todas las incompatibilidades que afectan a la actividad de las ITV. Lo que significaría que concesionarios, flotas de transporte, aseguradoras, peritos o gestorías podrían desarrollar esta actividad una vez que obtuvieran la acreditación necesaria para hacerlo.
En cualquier caso son las comunidades autónomas quienes tienen la competencia legislativa para limitar o ampliar a la prestación del servicio de Inspección Técnica de Vehículos en su territorio.
Faconauto y Ganvam vienen reivindicando desde hace meses este cambio legal mientras que la asociación empresarial del sector de la Inspección (AECA-ITV) se manifiesta en contra de la medida por entender que resultaría muy negativa para la seguridad vial, el medio ambiente, los consumidores, los pequeños talleres y las estaciones de ITV existentes.
Por otra parte durante el último congreso de Ancera se debatió el tema y coincidieron tanto la patronal de los recambistas como las patronales de los talleres, Conepa y Cetraa, en que no "se puede ser juez y parte de una misma acción"; "sería difícil que dentro de un mismo negocio, una persona en la línea de ITV rechazara el trabajo previo de un compañero de la zona de reparación".
Miguel Ángel Cuerno, presidente de Ancera, destacó el peligro de que "estos negocios terminen en manos de grupos poderosos" lo que traería de la mano una situación de corte monopolística. Resultaba especialmente destacable para Miguel Ángel Cuerno que cerca del 15% de la actividad de los talleres multimarca depende de los rechazos en las ITV. Y está claro que si un taller hace la ITV intentaría quedarse con las reparaciones derivadas lo que pondría en riesgo de desaparición a los pequeños talleres sin posibilidad económica de realizar las inversiones necesarias para acceder a la prestación del servicio de Inspección Técnica de Vehículos.
El sector de las ITV genera un volumen de negocio anual de alrededor de 500 millones de euros. En España prestan este servicio unas 60 empresas, que disponen de 400 centros de con unas mil líneas de inspección.