Un millón de vehículos gestionados por las pymes está en estos momentos fuera del negocio del renting (alquiler de coches a largo plazo con servicios anexos), calcula Fernando Cogollos, consejero delegado en España de Northgate Renting Flexible.

Cogollos destacó que éste es el campo donde hay que actuar y atraer clientela “porque en España, después de 25 años de actividad, la flota global de renting es de 400.000 vehículos”.

“La población a la que nos dirigimos es muy pequeña por lo que tenemos que ampliar la potencial cartera de clientes”, apuntó seguidamente.

La captación de este cliente es difícil, reconoció Cogollos, pues parte del problema de que el esfuerzo económico de este tipo de empresas medianas y pequeñas es mucho mayor que el de las grandes, y a ello, se añade la complicada tarea de cambiar la cultura de este tipo de empresario al mensaje de alquilar y no comprar.

Pese a todo, el dirigente puntualizó que la actuación de su empresa en este campo de las pymes en los últimos meses se salda con 300 contratos mensuales, aunque reducidos solamente a uno o dos vehículos.

Cogollos calificó de “inconveniente” el actual modelo de negocio, orientado exclusivamente a un tipo de cliente y de empresa, “lo que excluye a una gran parte del mercado conformado por las pymes”.

La situación de este segmento se ha agravado con la crisis y el problema que ha generado la reducción de volúmenes de flotas y costes, que han llevado al sector a una coyuntura altamente peligrosa de la que sólo se beneficia el cliente. “Ésa es la dinámica y es peligrosa”.