El presidente de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), Gerardo Pérez Giménez, advierte de que las marcas se están reservando la exclusividad de la futura venta online de sus vehículos en nuestro país. En su intervención dentro del 32º Encuentro de Automoción, organizado por el Iese, el presidente ha indicado que las marcas están cambiando unilateralmente los contratos suscritos con los concesionarios, y que en éstos se reservan la exclusividad de la venta a través de Internet. Al mismo tiempo, “están solicitando a las concesiones importantes inversiones en ladrillos, metros cuadrados y mobiliario, en lugar de en tecnología y conocimiento”, ha puntualizado Pérez Giménez.

En este sentido, el presidente de la patronal ha puesto en duda que los fabricantes puedan desarrollar la venta online sin la participación de los concesionarios, “ya que la capilaridad de este negocio ha sido históricamente fundamental, así como el que se necesite una persona siempre al final del proceso de compra del coche”. Por ello, ha abogado por que concesionarios y fabricantes trabajen juntos para establecer una estrategia futura respecto a los nuevos contratos de distribución y a su legislación.

Durante su participación en el encuentro, Pérez Giménez ha dicho que el debate que se está extendiendo en el sector respecto a cómo se venderán y repararán coches en el futuro no es real ni adecuado, al tiempo que ha advertido que ésto lo marcará el cliente y que, en cualquier caso, el modelo de distribución de automóviles se seguirá basando en los concesionarios. El responsable considera que los concesionarios españoles están preparados para estos nuevos tiempos, por su conocimiento del cliente, por la estrategia de 'big data' y digitalización en la que están embarcados, y por la mejora de la experiencia de compra que están acometiendo.

Además, Pérez Giménez ha recordado que el mayor cambio que han acometido los concesionarios de nuestro país de cara al futuro es la contratación, en los últimos años, de 30.000 trabajadores nacidos en las nuevas tecnologías. Al respecto, considera que las redes de distribución deberían llegar a sumar 200.000 puestos de trabajo en los próximos años, si el mercado acompaña, para poder responder a las expectativas de estos nuevos clientes.

Sobre el debate alrededor de los motores de combustión y los vehículos de bajas emisiones, el presidente ha recordado que el verdadero debate debería centrarse en la antigüedad del parque. “Llevamos años defendiendo un plan integral para rebajar la antigüedad del parque, que aborde todas las formas de renovación, mediante vehículo de bajas emisiones, pero también tecnología moderna de gasolina y diésel o con vehículos matriculados de menos de tres años”.

Para terminar, Pérez Giménez ha indicado que los vehículos autónomos y conectados no representan una amenaza para los concesionarios, sino una oportunidad, ya que la reparación de estos coches, altamente tecnificados y que recorrerán cada año millones de kilómetros, no podrá ser hecha por cualquier operador y recaerá previsiblemente en los talleres oficiales.