Respecto al retraso en la aprobación de la prórroga de los Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE), a falta de dos días para que expire el plazo de la actual, Faconauto destaca que los concesionarios, como el resto del tejido de pymes de nuestro país, necesitan más certidumbre a la hora de prorrogar la herramienta de los ERTE. “Es incomprensible que, a dos días para que acabe la prórroga, miles de empresas y de trabajadores no sepan a qué atenerse”, indican desde la patronal.

Asimismo, en un contexto en el que el efecto de la pandemia sobre la actividad empresarial, particularmente en ciertos sectores, se va a extender en el tiempo, Faconauto defiende que se debería trabajar en acuerdos con plazos más largos y con suficientes recursos, como ya ocurre en otros países de nuestro entorno.

Desde que irrumpió la pandemia, el compromiso de los concesionarios ha sido siempre mantener sus 161.500 puestos de trabajo, “objetivo que se pondrá en peligro si no hay continuidad y si no se mejora la gestión de futuras prórrogas”, indican desde la patronal de los concesionarios.

Finalmente, Faconauto señala que el mercado de la automoción está ya dando signos de ralentización, por lo que, según sus responsables, “el acuerdo para la renovación de los ERTE y las nuevas normas que los regulen, adecuándolos a una realidad tan cambiante, tampoco podrá esperar para los concesionarios que, de ese modo y tan pronto mejore la situación sanitaria, deberían jugar el papel protagonista que siempre juegan en la dinamización económica y del consumo”.