La madrugada del jueves 12 de octubre ha fallecido Marino Méndez, una gran persona que ha dejado una honda huella en la posventa del automóvil y entre todos los que le conocimos. Marino llegó a Fraymon -lo que luego sería Valeo- en 1975 y, desde allí fue adquiriendo cada vez mayores responsabilidades. Fue director general del área de embragues y vehículo industrial; se hizo cargo de la fábrica de fricción de Alcalá de Henares y, en 1991, asumió la dirección general de Valeo Distribución, en la que se mantuvo al frente hasta que dejó la compañía en el 2002.

Tras su salda de Valeo, montó una consultoría (Equipra) desde la que colaboró intensamente, primero con el Grupo Peña y luego con un buen número de miembros de Groupauto Unión Ibérica.

Quien le considera profesionalmente como su padre, Juan Carlos Pérez Castellanos, director general de Groupauto Unión Ibérica, ha resumido la carrera de Marino al frente de Valeo, hablando de su implicación en el día a día de la compañía; de su cercanía a clientes y equipos de venta; de sus resultados económicos "dignos de un reloj suizo” durante años. “Sólo los mejores pueden hacer lo que él hizo”, ha añadido, para finalizar resaltando su grandeza como persona.

Benito Tesier, presidente de la Comisión de Recambios de Sernauto, nos ha dicho que, para él, “ha sido un privilegio conocer y compartir experiencias con Marino Méndez, hasta como proveedor. Una gran persona y un grandísimo profesional, dotado de una elegancia natural que aportó mucha altura a nuestro sector, defendiendo los intereses de su empresa al tiempo que los del sector”. Sernauto quiere "reconocer la labor desempeñada por Marino Méndez en esta Asociación", y para ello como muestra del afecto hacia su persona, en la próxima reunión de la Comisión de Recambios se guardará un minuto de silencio.

Desde esta redacción también hemos hablado con el presidente de Ancera, Miguel Ángel Cuerno, quien lo ha recordado como “una gran persona, gran dirigente muy implicado con el sector y al que el sector le debe mucho”.

Desde esta redacción nos unimos al dolor de su familia y al de todo un sector que siempre le echará de menos.