Ford ha llamado a revisión a 139.917 unidades de su modelo Escape a causa de un defecto que puede provocar un sobrecalentamiento del motor, indicó la empresa a la Administración Nacional de Seguridad en el Tráfico por Carretera de Estados Unidos.

La firma estadounidense explicó al respecto que las unidades afectadas por esta campaña fueron fabricadas entre el 5 de octubre de 2011 y el 2 de junio de 2013 y que están equipadas con una motorización de gasolina de 1.6 litros.

Ford apuntó que el problema detectado es un eventual sobrecalentamiento de la parte superior de los cilindros del propulsor, lo que puede provocar grietas y el goteo de aceite. Esta situación puede derivar en un incendio en el caso de que el aceite contacte con la superficie caliente del motor.