El presidente de Ganvam, Raúl Palacios, reconoce que el pacto firmado entre empresas, sindicatos y Estado para proteger el empleo y el tejido productivo no se ha cerrado en las condiciones que esperaban desde la asociación pero, “ante el riesgo de que el Gobierno legislara por su cuenta”, lo califica como un “avance”.

El acuerdo del diálogo social para prorrogar los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs) “al menos permitirá proyectar certidumbre en la economía española en un momento de extrema dificultad, en el que haberse levantado de la mesa sin conseguir nada nos hubiera abocado a una situación mucho peor”, subraya Palacios.

En un contexto donde se abogaba por ajustar la reincorporación del personal sometido a ERTE a la recuperación gradual de la economía, aceptar que estos expedientes se amplíen sólo hasta el próximo 30 de junio “no ha satisfecho las expectativas”, según el presidente de Ganvam, que valora, sin embargo, que se abra la vía hacia un nuevo proceso de negociación orientado a proteger a las empresas y trabajadores más vulnerables más allá de este mes de junio.

En opinión de Raúl Palacios, “en una crisis tan extraordinaria como ésta abogo por la crítica constructiva y la unidad empresarial más que por la batalla encarnizada para poder dar pasos hacia adelante porque, de lo contrario, si optamos por la inflexibilidad, estaremos en una posición muy débil frente al Gobierno”.