Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de GANVAM , Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, ha reiterado su agradecimiento al Gobierno por la puesta en marcha del Plan PIVE-2 a la vez que lamenta que se hayan suprimido las ayudas a los vehículos usados de hasta un año de antigüedad.


Sánchez Torres aseguró que esta supresión llega en un momento en el que los usados se han convertido en una alternativa real de compra para muchos españoles que buscan una buena relación calidad/precio en un contexto marcado por la pérdida de poder adquisitivo, la crisis de acceso al crédito y la incertidumbre sobre la evolución del empleo.
Para Ganvam, la decisión de eliminar los usados del plan perjudica gravemente al sector de la distribución que se dedica a la actividad de VO, cuyos negocios están "al borde de sus posibilidades" tras más de cinco años ininterrumpidos de crisis. Las ventas de vehículos de ocasión retrocedieron algo más del 7% en 2012, porcentaje que se habría elevado hasta el 10% sin un plan de ayudas al usado.
Los vendedores recuerdan que el Plan PIVE ejerció un importante efecto dinamizador sobre este mercado. Alrededor del 13% de las operaciones realizadas bajo el marco del Plan PIVE correspondieron a vehículos de ocasión, casi el doble que en otros programas anteriores como el 2000E que, a pesar de contar con mayor dotación y alcance, sólo consiguió hacerse con el 7,7% de estas operaciones.
Con todo, Sánchez Torres afirmó que el nuevo PIVE-2 es una buena noticia para el sector ya que servirá para activar un mercado que sigue muy debilitado, como lo demuestra el hecho de que al cierre del mes de enero las matriculaciones cayeran un 9,6% con respecto al mismo periodo del año anterior.