El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, remarcó que la ampliación del Plan PIMA Aire a turismos, incluyendo los usados de hasta un año, servirá para impulsar las ventas del canal de empresas que, uno de los segmentos más golpeados, acumulando un descenso en lo que va de año del 21,5%.

Para Sánchez Torres, esta ampliación contribuirá a conseguir un parque más limpio y seguro, a reducir su alta edad media, a limitar las emisiones de CO2  y a mejorar la calidad del aire.

De esta forma, pymes y autónomos, para los que el coche supone en muchos casos su principal herramienta de trabajo, podrán beneficiarse de  vehículos jóvenes, más asequibles y eficientes, y con un precio máximo de 30.000 euros más impuestos.

El dirigente considera que esta extensión del plan servirá para reactivar la demanda de turismos nuevos entre las empresas y, desde luego, para impulsar las ventas ya en positivo de los usados que, convertidos en una solución de movilidad anticrisis, cerraron el primer semestre del año con un crecimiento del 5%.

El efecto del PIMA Aire ya se dejó notar desde su puesta en marcha el pasado mes de febrero. Tanto es así que las ventas de derivados y furgonetas de segunda mano crecieron un 3,3% hasta junio, hasta las 71.689 unidades, mientras que las de comerciales medios de ocasión de hasta 3,5 toneladas lo hicieron en un 7,2%, alcanzando las 69.276 en el primer semestre del año.

Según el presidente de Ganvam, "las ventas a los autónomos representaron hasta junio más del 63% de las ventas de industriales usados, entre los que se incluyen furgonetas y vehículos comerciales, de ahí la importancia de planes como éste dirigidos a aliviar la difícil situación de pymes y emprendedores, que luchan por mantener sus negocios a flote, estimulando a la vez la actividad económica".