Inpertec, empresa de peritaje y homologación de vehículos, recomienda no “bajar la guardia” a la vuelta de las vacaciones en el mantenimiento del vehículo, además de identificar los riesgos más comunes derivados de una falta de mantenimiento tras la finalización del periodo estival.

Tras estos meses, muchos vehículos pasan largas temporadas inmovilizados, por lo que Inpertec recomienda una serie de medidas como cerrar y tapar todas las entradas del vehículo para evitar la entrada de insectos, roedores y suciedad; desconectar la batería; o revisar la presión de los neumáticos.

  1. Limpiar el vehículo a fondo, tanto interior como exteriormente, si el usuario tiene claro que no lo va a utilizar en una larga temporada, con el objetivo de contribuir a su mejor mantenimiento y evitar la creación de vicios ocultos.
  2. Cerrar y tapar todas las entradas del vehículo que va a permanecer inmovilizado en la mayor medida que sea posible, con el fin de evitar la suciedad o la entrada de insectos, e incluso roedores, uno de los principales problemas de los coches/motos que “invernan”.
  3. Desconectar la batería, si la tuviera, o los elementos eléctricos que pudieran provocar en su desuso alguna avería al vehículo.
  4. Revisar las presiones de los neumáticos antes de dejar de utilizar el vehículo, para ver si al volver a utilizarlo tuviere alguna perdida de presión.
  5. Tapar la parte exterior, lo que contribuiría a evitar la suciedad y el polvo, así como la existencia de arañazos o golpes que pueda dañar el vehículo.
  6. Revisar todos los niveles de líquidos del vehículo (frenos, agua, aceite). No basta con revisarlo antes de las vacaciones, es importante repetir esta labor al término de las mismas para controlar el gasto de los líquidos, ya que pueden condicionar la vida del vehículo. Si no son correctos, habrá que reponerlos para que si hubiera algún fuga o perdida, sea más fácilmente detectable y la menor perdida posible.
  7. Comprobar que todos los sistemas funcionan correctamente, al igual que el funcionamiento de los sistemas eléctricos.
  8. Analizar los posibles golpes, arañazos o desperfectos, para contrastarlos con los que pudiera tener al volver a utilizarlo tiempo después, y averiguar si le han causado algún otro desperfecto durante sus estancias sin utilizar.