El mercado español de venta de coches suma y sigue con su escalada. Julio ha sido el tercer mes por encima de las 100.000 unidades en lo que llevamos de año (102.922- 23,5%), circunstancia que no se producía desde 2008.

De hecho, las ventas de coches suman ya 23 meses de crecimiento continuado. Desde el año 1996 no se producía un incremento tan fuerte en un mes de julio. Con estas cifras, el período enero-julio suma 658.144 unidades y acumulan un crecimiento del 22,3%. El resultado de los siete primeros meses del año muestra el mejor resultado de este período desde el año 2010.

 

El aumento de la confianza empresarial y la necesidad de renovar las flotas de empresas provoca que el canal de empresas vuelva a experimentar un excelente comportamiento en el mes con un crecimiento cercano al 50%.

Por otro lado, el esfuerzo promocional de marcas y concesionarios sigue animando también el mercado. En el primer semestre del año el descuento medio estaba por encima de los 4.300 euros, un 6,5% más que en el mismo período del año anterior. Según TNS, España es el mercado europeo comercialmente más agresivo, con un nivel de descuento un 63% superior al de la media europea.

El consumo privado se está convirtiendo en una pieza clave de la recuperación económica de España, según anunció la pasada semana el Gobernador del Banco de España. La intensificación en el ritmo de creación de empleo está contribuyendo a que las familias y los ciudadanos inviertan más en bienes de consumo duradero y si hay un elemento fundamental en la marcha del consumo, ese es el de la venta de coches, principal termómetro del consumo privado.

Si a la buena marcha del Plan Pive unimos la mejora del acceso a la financiación y la mejora del clima económico, tenemos un excelente momento para seguir impulsando la compra de coches y con ello rejuvenecer el parque automovilístico español.

David Barrientos, director de Comunicación de Anfac afirma en este sentido que julio marca un nuevo impulso al mercado de venta de turismos y al consumo privado español. "Ya es el tercer mes en el que el mercado español supera la barrera de las 100.000 unidades en lo que llevamos de año".

"Poco a poco, el buen clima económico, la recuperación de la confianza del consumidor, la mayor facilidad de acceso a la financiación y el empuje del Plan Pive están haciendo que el principal indicador económico del consumo en España, el mercado de turismos, recupere volúmenes más cercanos a los normales para nuestro país", indica acto seguido.

Todavía estamos lejos de nuestro mercado potencial, prosigue, y tenemos que seguir incrementando esa espiral de confianza para rejuvenecer nuestro parque automovilístico, uno de los más viejos de la Unión Europea. Sin embargo, las perspectivas son buenas: este mismo año la previsión es que se alcance un volumen de 1.045.000 turismos.

Para el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, "el Pive está siendo el resorte para sostener el mercado, que acumula 23 meses de subidas consecutivas, situando además a España como locomotora de Europa".

Añade que si, tal y como se apunta desde Industria, la octava edición termina tras el verano, sería necesario tener lista la siguiente edición para no frenar las matriculaciones que, previsiblemente, cerrarán este ejercicio con una subida del 16%, alcanzando ya la barrera psicológica del millón de unidades.

De hecho, expone el dirigente, garantizar su continuidad durante 2016 en los mismo términos que las ediciones anteriores será lo que conduzca al mercado a su punto de equilibrio el próximo año, dejando atrás el gap de matriculaciones que ha marcado los ejercicios anteriores castigando duramente a las redes de distribución.

Insiste Sánchez Torres que no hay motivo para no seguir con el plan en los mismos términos que hasta ahora, ya que no representa un gasto para el Estado sino una inversión rentable, pues por cada euro se recupera el doble vía impuestos.

Finalmente, Jaume Roura, presidente de la patronal de los concesionarios Faconauto, confirma que la situación del mercado les ha favorecido en julio, que ha vuelto a ser, como hacía años que no sucedía, un mes estacionalmente clave para los concesionarios.

El clima económico, el asentamiento de la confianza de los consumidores o el hecho de que se haya mejorado el acceso al crédito siguen contribuyendo al impulso de las matriculaciones, asegura. "Por otro lado, el Pive, al que debemos en gran medida esta recuperación, mantiene su influencia positiva, haciendo aflorar todavía compradores que dudaban si cambiar o no de coche", asevera.

Agradecen, por ello, los esfuerzos que está haciendo el IDAE para pagar el dinero adelantado por los concesionarios a los compradores acogidos al plan, pero al mismo tiempo pedimos más recursos para que se agilicen dichos pagos, ya que se siguen acumulado gran número de expedientes.