La Asociación Navarra de Talleres de Reparación de Vehículos (ANTRV), tuvo la oportunidad de reunirse recientemente con el Parlamento de Navarra en una mesa cuyo tema principal fue 'La dinamización de la economía y el empleo'.

La asociación, que forma parte de la Confederación Cetraa, redactó un documento en el que se enuncian doce iniciativas que pretenden reactivar la actividad del sector.

Un estudio revela que las operaciones de reparación han experimentado una bajada de en torno al 6-7 % de media al año, lo que provoca que la caída acumulada desde 2009 sea ya del 25 %.

Estas y otras razones han llevado a que las empresas hayan aplicado expedientes de regulación de empleo, reducción de salarios dentro de los límites fijados por convenio y reducción de plantillas (de aproximadamente un 15 %).

La ANTRV, cuyo máximo objetivo es el de defender los intereses de los talleres de reparación, actuó como portavoz de las 700 empresas que representa (y alrededor de 3.000 profesionales), redactando un paquete de medidas con las que se pretende impulsar y apoyar al sector, así como racionalizar sus recursos.

Entre las medidas sugeridas destacan algunas de especial interés, como aquellas dirigidas a incentivar el consumo. Sin duda, el aumento de la carga impositiva y el actual ambiente de desconfianza han conllevado un menor número de ventas y reparaciones.

Para su estímulo, la asociación sugiere rebajar los impuestos e impulsar planes de ayudas como los Renove Autoi y Puesta a Puntoii. Esto supondría una mayor recaudación derivada del aumento del consumo, así como un incremento de las operaciones de mantenimiento.

También aprovechó la oportunidad brindada para insistir nuevamente en el daño causado por los talleres ilegales. No sólo por el fraude fiscal y laboral que implican, sino por el riesgo en la seguridad vial que representan, debido a la falta de garantías y de profesionalidad en las reparaciones realizadas.

En lo concerniente a las ITV's, se hacen dos propuestas. En primer lugar se solicita que la autoridad competente verifique el estado de los vehículos y lleve el control de las inspecciones. Se insta, en segundo término, a exigir la factura de un taller para superar la segunda revisión en la ITV tras un rechazo por defecto grave.