La automoción es el sector con más oportunidades para encontrar un trabajo en Euskadi, según las empresas de trabajo temporal (ETT), tal y como explica el diario El Correo en su edición digital. Las ofertas ligadas a esta actividad representan en este momento entre un 30% y un 40% del total en Vizcaya, según datos de Adecco. "Es un sector que ha crecido mucho, sobre todo después del verano", explica Silvia Virto, directora de selección de la compañía en Euskadi. En segundo lugar figuran las firmas vinculadas al metal y, tras ellas, la distribución, la alimentación y el empleo como comercial autónomo.

Además, el hecho de que la crisis haya empujado a numerosas empresas hacia el mercado internacional "ha provocado el crecimiento en la demanda de todos los perfiles relacionados con exportación, el área de manager internacional y comercial export", precisan.
Asimismo, los licenciados universitarios, a pesar de estar mejor preparados para sortear la crisis, tropiezan con más dificultades para acceder al mercado laboral que los titulados en Formación Profesional. "Los que conocemos como antiguos oficios -mecánicos, electricistas, soldadores...- son los que están teniendo más salida", explica la responsable de Adecco. Claro que estas profesiones "han dejado de ser caladero para mano de obra no cualificada". "Ya no son trabajos puramente manuales, ahora precisan de otras habilidades, como informática, porque la maquinaria cada vez es más compleja y los puestos más especializados", añade.
A todos se les exige, además de buenos conocimientos técnicos, competencias lingüisticas. "En el caso de los universitarios, saber únicamente inglés empieza a quedarse escaso. Muchas empresas ya han comenzado a solicitar el dominio de alemán o francés", precisa Virto. Aunque en sus cada vez más afinados procesos de selección hay otro factor que va cogiendo fuerza, sobre todo, en licenciados sin experiencia: "la persona que hay detrás del profesional". "Las empresas buscan gente que disponga de habilidades personales y sociales, con mucha polivalencia, implicación en el trabajo y capacidad de sacrificio", detalla.
En cuanto a la duración de los contratos, los de los universitarios "son más largos" que los de titulados en FP. "Si un técnico de automoción es contratado por dos semanas o un mes, un ingeniero suele serlo por seis meses", señala. Aun dentro de esta pesadilla de precariedad hay esperanza de hacerse un hueco en la empresa porque "en ambos casos los contratos son prorrogables".