De un tiempo a esta parte, la crisis económica se ha convertido en uno de los problemas más acuciantes para las familias españolas. Hay millones de personas que intentan cuadrar los gastos mensuales intentando reducir los gastos diarios. Intentamos ahorrar en todo y el vehículo es uno de esos elementos. GT Motive ha realizado un estudio sobre la tendencia en las visitas al taller, por intervenciones de mecánica y carrocería en los últimos 3 años donde se pone de manifiesto un descenso de un 34,2 %. Esta disminución de las reparaciones está cambiando la relación del automovilista con el taller. La aparición de portales de venta online de recambios, con precios a primera vista más competitivos, altera el equilibrio en el modelo actual de rentabilidad del sector reparador.

GT Motive, que tiene presencia en el 33% de los 46.000 talleres de España, está percibiendo un descenso en el valor que confiere el automovilista al taller y sus tarifas, menoscabando la inversión del taller en formación, nuevas tecnologías y herramientas que suponen un gran esfuerzo para el profesional.
Además, según un estudio del Observatorio Cetelem el número de personas que autorreparan su vehículo ha alcanzado el 6%. La tendencia será mucho mayor en los próximos años, provocando que los automovilistas recurran a amigos o conocidos para realizar estas labores, o que incluso acudan a los talleres con los recambios comprados previamente.
Google España, declara que 4 de cada 10 conductores han visitado en el último año internet para buscar información de productos y servicios de posventa, por lo que se desprende que los automovilistas están cada vez más informados y se preocupan más por los precios. Con el aumento en la eficacia y la transparencia de las páginas web especializadas podría crecer este comportamiento.
Las consecuencias de esta nueva tendencia pueden provocar ahorro para nuestros bolsillos a corto plazo pero se han de medir sus consecuencias negativas en unos meses. Un persona no experta arreglando el coche o aunque tenga ciertas nociones de mecánica no tiene el nivel de conocimientos de un profesional que lleva media vida reparando la mecánica de todo tipo de vehículos. Así pues, cualquier error que cometa en la reparación del coche puede provocar un accidente de la manera más insospechada.
Todos tenemos en la retina una imagen de décadas pasadas: alguien llevaba su coche a cualquier descampado de los alrededores de su ciudad y cambiaba el aceite. No hace falta decir que si volvemos a este tipo de comportamientos o a algunos similares el medio ambiente puede verse seriamente dañado.
Los errores que se cometan al intentar arreglar un vehículo pueden convertirse en averías irreparables que no podrán subsanar ni los profesionales de los talleres o en todo caso, averías mucho más caras de reparar que la inicial.
Todos estos comportamientos pueden suponer una pérdida de riqueza para nuestro sistema económico y un flaco favor a todos aquellos talleres que cumplen con la normativa legal.
Según Antonio Osuna, director de GT Motive Iberia, la situación actual "está provocando importantes cambios en el comportamiento de los ciudadanos y cómo no, en el de los automovilistas. Estos están modificando su comportamiento a la hora de ir al taller, con menos visitas e intentando abaratar el coste medio de su reparación, poniendo en segundo plano la seguridad, por falta de un mantenimiento responsable".