La Consejería de Economía, Empleo y Hacienda de la Comunidad de Madrid ha firmado un convenio de colaboración con la Fundación de la Energía para el desarrollo del Plan Renove de Vehículos con Autogas de la Comunidad de Madrid y del Plan Renove de Vehículos con GNC. El objetivo es subvencionar la adaptación de vehículos para que puedan utilizar combustibles menos costosos y contaminantes.

Cada madrileño que se adhiera a esta campaña percibirá hasta 400 euros por cada vehículo adaptado: 200 transferidos directamente al titular del vehículo por la Comunidad y el resto mediante descuento en la factura emitida por los talleres adheridos, a cuenta de estos. Según la Consejería, el incentivo de 400 euros supondrá un ahorro del 25% sobre el coste total del recambio.

Se trata de la primera vez que se convoca esta línea de subvenciones, para las que la Comunidad de Madrid ha destinado una partida de 250.000 euros para la adaptación de vehículos de gasolina a gas licuado del petróleo (propano, butano) y de 170.000 para la adaptación de vehículos de gasolina a gas natural comprimido (GNC). Por su parte, la Fundación de la Energía será la entidad encargada de gestionar los planes.

Los fondos disponibles permitirán transformar un total de 1.000 vehículos este año, aunque la Comunidad estaría dispuesta a “incrementar la cuantía” del Plan Renove de Vehículos con Autogas. Además de suponer frente a la gasolina un ahorro del 40% en el precio, el combustible GLP (gases licuados del petróleo) tiene un 15% menos de emisiones de CO2, un 96% menos de nitrógeno y un 99% menos de partículas.