María Helena Antolin y José Portilla, presidenta y director general de Sernauto, respectivamente; Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de ANFAC; y Emilio Titos, director general de la planta de Mercedes-Benz en Vitoria, han presentado las principales conclusiones de la Agenda Sectorial de la Industria de Automoción a Arantxa Tapia, consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco. Han estado acompañados por José Esmorís e Inés Anitua, presidente y directora general de Acicae-Clúster de Automoción de Euskadi, respectivamente.

La consecución de las medidas y objetivos establecidos en la Agenda Sectorial, elaborada por ANFAC, Sernauto y KPMG, tendría un impacto real y cuantificable sobre la economía española. Se estima que la actividad a pleno rendimiento de las plantas españolas de vehículos y de componentes de automoción provocaría un efector impulsor y de arrastre en todo el tejido económico, pudiendo obtener más de un 1% de crecimiento del PIB y crear 80.000 empleos directos e indirectos.

La consejera Arantza Tapia ha felicitado al conjunto de las empresas del sector de Euskadi y al clúster Acicae por la convicción, criterio y fuerza con la que están posicionando al sector de la automoción en los mercados internacionales. “Euskadi asume la actividad del sector como prioritaria y ejemplar para el impulso del desarrollo industrial. Entre los retos del sector en Euskadi caben destacar la apuesta por la digitalización y por la formación de capital humano para preparar el futuro del sector, y anticiparnos en el diseño de los nuevos conceptos de movilidad como la intermodalidad o la movilidad eléctrica”, declaró Tapiaha.

Por su parte, José Portilla, director general de Sernauto, resaltó que “la industria de componentes para automoción tiene un peso muy importante en la economía española y vasca y en la generación de empleo, de ahí que resulte clave seguir impulsando medidas que puedan favorecer la competitividad de los proveedores. En estos momentos de gran disrupción tecnológica, es esencial apoyar a las empresas de la cadena de valor, especialmente, a las pymes, para que puedan aprovechar las oportunidades y seguir creciendo.”

Para Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de ANFAC, el sector se enfrenta a grandes retos de futuro entorno a la fabricación y tipología de vehículos. “Tenemos que estar preparados para seguir optando a la fabricación de nuevos modelos. Es crucial aprovechar el corto y medio plazo para anticiparse al entorno disruptivo al que se enfrenta la industria. En los próximos 18 meses aproximadamente se van a tomar decisiones que configurarán la producción de las fábricas europeas de vehículos y condicionarán su futuro a medio y largo plazo. Tenemos que estar presentes en ese diseño asegurando, no sólo el futuro del sector, sino el propio porvenir industrial de la economía vasca y española. Y la Agenda Sectorial es una buena hoja de ruta para mejorar nuestra competitividad y seguir siendo atractivos como lugar para invertir”.

El sector vasco de automoción está formado por 300 empresas de componentes y una fábrica de fabricación de vehículos, que facturan 19.600 millones de euros y cuentan con 270 plantas productivas fuera de España. Estas empresas dan trabajo a 43.000 profesionales en Euskadi y otros 40.000 fuera de sus fronteras. Su peso dentro de la economía vasca representa el 28% del PIB.