La Guardia Civil de Castellón ha realizado desde principios de año un operativo de inspecciones en talleres ilegales de la provincia, investigando un total de 105 centros de reparación. De ellos, 42 han resultado ser ilícitos, además de tramitarse 66 infracciones administrativas.

Las diferentes actuaciones se llevaron a cabo como consecuencia de las investigaciones que el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) de la Guardia Civil de Castellón practica periódicamente en los talleres de automoción de la provincia para comprobar si cumplen las normativas medioambientales y si actúan dentro de la legalidad.

En dichas inspecciones se hace hincapié en los permisos con los que cuentan los talleres, si realizan adecuadamente el tratamiento de residuos y si disponen de la cualificación y los controles de calidad pertinentes.

Todas ellas se hacen para garantizar la confianza de los ciudadanos, al intentar asegurar un servicio en condiciones de seguridad tanto para el cliente, al avalar la calidad en las reparaciones, como para el medio ambiente, al certificar buenas prácticas en la gestión de los residuos de los vehículos.