El Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (Giat) de la Guardia Civil investiga a 15 personas por simular la baja de vehículos antiguos, cobrar por ello y revenderlos después. Según informa diario Abc de Sevilla, cuatro de los investigados conforman el núcleo duro del grupo, integrantes de una misma familia, que se encargaban de captar a las víctimas mediante un folleto que colocaban en la luna delantera de los coches.

El resto de investigados están relacionados con dos gestorías donde se tramitaban los cambios de titularidad de los coches y otros colaboradores de la trama, como los supuestos mecánicos que declaraban inservibles los vehículos, recoge el periódico citando fuentes de la Guardia Civil. Todos ellos están siendo investigados por delitos de estafa y falsedad documental.

El engaño consistía en que la víctima se ponía en contacto con los estafadores, dispuesta a deshacerse de su vehículo porque estaba al final de su vida útil. Los supuestos compradores recurrían a sus tasadores para hacer ver a los vendedores que sus coches estaban en peor estado del que creían, y que se ofrecían a hacerse cargo de la tramitación de la baja por un módico precio. Pero el coche no acababa en el desguace sino en manos de una tercera persona, que lo compraba sin saber que su anterior dueño había tramitado la baja.

La jefatura provincial de Tráfico de Sevilla dio la voz de alerta al detectar que en la documentación de cambio de titularidades de seis vehículos, en los contratos aparecía un DNI falso que, supuestamente, pertenecía al comprador. Unas operaciones detrás de las cuales estaban cuatro miembros de una misma familia.

Fuentes de la Guardia Civil confirman que los 15 investigados se encuentran en libertad. Por ahora se han confirmado seis compra-ventas fraudulentas aunque no se descarta que el número de afectados crezca, no sólo en Sevilla, sino también en otras zonas, ya que el mismo panfleto ha circulado por otras poblaciones fuera de la provincia.

(Imagen: ABC de Sevilla)