El RACC, en colaboración con la FIA, está alertando de la proliferación del fraude en el kilometraje en los vehículos de ocasión, un problema que afecta a toda Europa y que, con toda probabilidad, es uno de los mayores inconvenientes entre los compradores de coches de segunda mano.

El fraude del kilometraje consiste en alterar el cuentakilómetros de un coche para que indique uno inferior al realmente realizado, lo que puede permitir venderlo a un precio superior al que le correspondería.

Años atrás, la manipulación en el kilometraje implicaba desmontar el cuadro de lecturas y el propio cuentakilómetros. Se pensó que la digitalización evitaría este tipo de fraude, pero el efecto ha sido el contrario.

La modificación del kilometraje actual es una cuestión de "plug & play": únicamente es necesario conectar un ordenador portátil con un software adecuado o un dispositivo especial al puerto OBD (On-Board Diagnostics), para modificar a voluntad el cuentakilómetros.

Aparte de que el precio de los dispositivos es barato, internet ha facilitado mucho la tarea.

[iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/FpuWDstTFYo" frameborder="0" allowfullscreen ]
[iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/UIY5aAsdY0Q" frameborder="0" allowfullscreen ]