Las marcas blancas inundan los supermercados españoles. Ahora, este modelo de negocio se traslada a otros sectores bien diferentes: entre ellos, el renting de vehículos. Las operaciones entre proveedores de renting se han multiplicado en los últimos meses. Así, diversas compañías, para las que esta actividad no constituía la parte fundamental de su negocio, han optado por externalizar el servicio de gestión de flotas y dejarlo en manos de especialistas. Sin embargo, continúan ofreciendo el servicio a sus clientes a través de su red comercial.

Arval, compañía de renting perteneciente a BNP Paribas, protagonizó dos de las más importantes operaciones de este tipo. La empresa de alquiler y gestión de flotas llevó a cabo la adquisición del negocio de renting de CaixaBank (CaixaRenting), así como el de los concesionarios de la alianza Renault-Nissan. Estos acuerdos permitieron a la filial de renting del banco francés la creación de una flota en España de más de 80.000 vehículos e incrementar su cuota de mercado del 12% al 20%. Históricamente, los clientes de Arval eran grandes cuentas que se captaban con equipos comerciales, pero el mercado en España se amplió mucho. "Todo el mundo se apuntó al renting", explica la consejera delegada de Arval, Cecilia Boned. En 2008 y 2009 muchas empresas que realizaban esta actividad perdieron dinero, fundamentalmente por la pérdida de valor de los coches usados una vez finalizado el contrato de alquiler. De este modo, actores para los que este servicio no formaba parte de su negocio principal, como bancos, cajas y fabricantes de coches, buscaron operadores específicos para externalizar este servicio. "Estas entidades aprovechan la potente red de distribución que tienen para mantener una marca propia que genera confianza, pero optan por dar a otros la gestión del servicio", señala la directiva.

Otro caso fue el de los concesionarios Fiat, cuyo servicio de renting pasó a ser gestionado por ALD Automotive, compañía de renting del grupo Société Générale, quien también se hizo cargo la flota de Masterlease (General Motors) a mediados de 2010.

"Desde 2007 se ha venido produciendo cierta concentración en el sector, como ha ocurrido en otras actividades, entre el 20% y el 25% de las empresas que llevaban a cabo servicios de alquiler a largo plazo han protagonizado algún tipo de movimiento", destaca Agustín García, presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER).

Visto en | Cinco Días