Agentes de la Policía Nacional intervinieron 16 equipos de diagnosis falsos y detuvieron al empresario encargado de comercializarlos, que al estar fabricados con un software de baja calidad corrían el riesgo de desconfigurar los sistemas de seguridad, como el airbag.

Asimismo, la Policía Nacional explicó que junto a los equipos de diagnosis los agentes intervinieron 48 CD's que contenían software pirata de diferentes marcas de vehículos. Al empresario detenido, dedicado al sector del automóvil, se le acusa de un delito contra la propiedad industrial.

La investigación comenzó hace varias semanas tras una denuncia de CAPA (Comisión Antipiratería para el Automóvil), en la que informaba de la comercialización de equipos de diagnosis ilegales. Los agentes comprobaron, tras diversas gestiones, que los aparatos eran almacenados en un taller de Las Rozas (Madrid).

Estos equipos de diagnosis falsos, fabricados en China, usan un software no original y están fabricados con unos materiales de muy baja calidad, por lo que puede causar desperfectos y desconfiguraciones al no garantizar una comunicación correcta con el vehículo.

La utilización de este tipo de artículos falsificados no sólo implica una vulneración de los derechos de propiedad industrial, sino que supone poner en grave riesgo a los usuarios de los vehículos.

Simultáneamente, subraya CAPA, se han realizado otras operaciones policiales en las localidades de Madrid (varias), Barcelona, Torremolinos, Girona, Alicante, Oviedo, Vinaroz (Castellón) y Gavá (Barcelona), con el resultado de numerosa documentación intervenida en los discos duros de los ordenadores, además de equipos de diagnosis y software destinados y empaquetados para ser enviados.

Durante la operación se requisaron un gran número de equipos de diagnosis piratas, dando lugar a 16 personas denunciadas, ocho investigaciones que siguen abiertas y 17 detenidos e imputados por un presunto delito contra la propiedad industrial ante distintos Juzgados de Instruccción. En siete de las causas se pudo constatar actividad importadora de producto fraudulento.

Recordar que la piratería en el sector del automóvil se ha convertido en un grave problema que impide la inversión de las marcas en I D y genera la destrucción de empleo e inseguridad para los conductores.