Agentes de la Comisaría Provincial de la Policía Nacional inspeccionaron hace unos días varios talleres de Palencia dedicados a la reparación de vehículos. Dos de ellos no disponían de la documentación administrativa necesaria para poder ejercer esta actividad, informa el periódico El Norte de Castilla.

Durante las inspecciones, se comprobó que estos talleres estaban equipados con las herramientas y maquinaria, como gatos elevadores, piezas para la reparación de vehículos y bidones con residuos de aceite de motor con un destino incontrolado. También había distintas personas realizando trabajos de reparación en distintos vehículos, presuntamente ejerciendo su labor de forma irregular.

Además de encontrarse varios vehículos en diferentes fases de reparación, más de diez en cada taller, en el marco de las inspecciones se personaron algunos ciudadanos para recoger sus coches ya reparados o para informarse sobre futuras reparaciones que pudieran interesarles, evidenciando así el ejercicio de una lucrativa actividad irregular por parte de estos establecimientos, recoge la misma fuente.

La actuación de la Policía Nacional tiene un objetivo preventivo y de investigación, para eliminar los riesgos que estas actividades puedan suponer para los clientes al estar fuera de los controles necesarios y obligatorios, además de proteger los derechos de los propietarios del resto de talleres (la gran mayoría) que cumplen con la legislación y la normativa vigente, evitando la competencia ilegal y desleal que supone esta práctica de actividades irregulares.

Igualmente, se pretende conseguir la correcta canalización de lo inspeccionado a la Administración competente en esta materia, que en este caso es la Junta de Castilla y León, procediendo a levantar las correspondientes actas de inspección, e informando de lo acontecido al Servicio de Industria, Comercio y Turismo, de la Delegación Territorial de la Junta.