La industria automovilística española cerró el pasado año con un superávit comercial (diferencia entre exportaciones e importaciones) de 7.314,6 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 20 % respecto a 2011 y un récord histórico, según datos del Ministerio de Economía y Competitividad.

Con todo, este saldo positivo de la balanza comercial no es consecuencia de un crecimiento de las exportaciones, sino de que éstas se redujeron en menor proporción que las importaciones durante el pasado año.

Así, las exportaciones del sector del automóvil sumaron 30.596,6 millones de euros en 2012, lo que se traduce en una disminución del 7,6 % en relación con 2011. En el apartado de automóviles y motocicletas, las exportaciones bajaron un 10,8 %, hasta 20.007,3 millones de euros. Por su parte, las exportaciones de componentes para vehículos generaron 10.598,3 millones de euros el pasado año, un 0,9 % menos en comparación con el ejercicio precedente.

Las importaciones alcanzaron 23.282,1 millones de euros en 2012, lo que representa una caída del 13,9 %. En el apartado de automóviles y motocicletas, el desplome alcanza el 20,2 %, con 8.614,3 millones de euros, fruto de la debilidad del mercado doméstico.

De su lado, las importaciones de componentes para automóviles sumaron 14.640,7 millones de euros en 2012, lo que implica un descenso del 9,6 % en relación con el curso anterior.