Las patronales del sector automoción de nuestro país acogieron de una forma muy positiva el Plan Pive 5, cuya puesta en marcha fue anunciada hoy por el Gobierno tras el Consejo de Ministros.

Esta renovación, apuntan, posibilitará afianzar la recuperación de la automoción en España, que ya venía dando muestras claras de mejora desde que se implantaran estos planes de incentivos a la renovación de vehículos.

En este sentido, la cuantía del nuevo Plan (175 millones de euros) acercará a nuestro mercado a las 800.000 unidades, que es el objetivo que se han planteado los concesionarios para el presente ejercicio, expuso la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto).

La patronal de los concesionarios opina que esta renovación permitirá también el mantenimiento de puestos de trabajo en las redes de distribución. Hasta ahora, los planes Pive han salvado más de 8.000 empleos sólo en los concesionarios de nuestro país.

"El anuncio del Gobierno afianza la recuperación de las ventas de coches y dará más estabilidad a todo el sector, ya que los 175 millones de incentivos posibilitarán la cobertura de todo el año 2014", expuso el presidente de Faconauto, Jaume Roura.

Del mismo modo, el dirigente confesó que "la renovación es clave, especialmente para los concesionarios, que están en franca mejoría, debido a que les permitirá mantener puestos de trabajo y seguir trasladado al cliente las mejores condiciones de la historia para adquirir un vehículo eficiente".

Quiso seguidamente agradecer, de nuevo, la fuerte apuesta que está haciendo el Gobierno por la automoción de nuestro país, lo que está sirviendo además para "arrastrar" a otros sectores productivos de la economía.

"Se está demostrado que estos planes conllevan beneficios claros para la seguridad vial, el medio ambiente, la distribución y la fabricación, así como para las arcas de las Administraciones Públicas", concluyó Roura.

Por su parte, Anfac prevé que, con la nueva propuesta del Ejecutivo, el mercado de turismos podría tener un incremento de más de un 10%. De hecho, el Plan Pive 5 producirá un impacto fiscal de casi 700 millones de euros y ahorro aproximado de 270.000 millones de toneladas de CO2.

El Plan impulsará la compra de 175.000 nuevos vehículos, de los que unos 80.000 corresponden a demanda adelantada o adicional, es decir, que no se hubieran producido de no existir un incentivo como éste.

Anfac agrega, además, que el impacto de los Planes no se reduce solamente a la economía, sino también a un plano social, ya que contribuirá a achatarrar cerca de 175.000 vehículos.

Finalmente, desde el punto de vista de la eficiencia energética y ahorro de combustible, se estima una reducción de cerca de 90 millones de litros de combustible, el equivalente a una ahorro de 126 millones de euros.