Tras la apertura de su nuevo almacén en Sevilla, Lausan ha recibido a sus más destacados proveedores y a la prensa especializada para mostrar su nuevo impulso que se traducirá en un mejor servicio no solo en Sevilla, sino también de Cádiz y Huelva. Al tiempo que permitirá planificar acciones conjuntas de formación y promoción con los fabricantes.


Como ya contamos en esta web Lausan el pasado día 22 de junio trasladó su centro de distribución de Sevilla al Polígono Industrial Calonge, al número 7 de la calle Automoción. Se trata de un nuevo y moderno almacén en la ciudad de Sevilla, con una superficie neta de 3.000 m2 de estanterías, sobre una parcela de 5.000 m2 desde la que atender una demanda creciente
Las nuevas instalaciones casi duplican la capacidad de almacenamiento de su anterior ubicación, permitiendo aumentar el stock disponible en Sevilla en un 25/30 % por encima del que disponía hasta el presente. De este modo Lausan podrá sumar con agilidad a su oferta tradicional de los productos de gama Premium, segundas líneas de productos con excelente relación calidad-precio como embragues, filtros, baterías, freno, arranques y alternadores, diésel, etc. Con ellos Lausan podrá atender a una demanda de producto más económico, pero de calidad y seguridad, en una franja del parque de vehículos de más de 10 años.
Adicionalmente al almacén y como complemento necesario para atender a sus clientes, se ha construido otra nave con dos plantas de 250 m2 destinada a reuniones de formación y otros eventos tales como la presentación de nuevos productos, pequeñas exposiciones por parte de proveedores, etc.
Esta apertura de Sevilla no será la única que acometa Lausan en este ejercicio, dado que, en los próximos meses, se producirán procesos similares en otras capitales españolas y todas con el objetivo de actualizar y mejorar la capacidad logística y la atención a los clientes. La logística y la capacidad de servicio son, cada día más, aspectos claves que determinan el éxito o fracaso en la distribución de recambios en nuestro país, cuyos niveles de exigencia no tienen parangón en Europa.