La presencia, cada vez más relevante, de garajes mecánicos y carrocerías sin licencia se ha convertido desde hace tiempo en un problema para los negocios alaveses del sector, sostiene la patronal Adeada.

 

Si en 2013 detectaron al menos 24 talleres ilegales en la provincia - en 2011 apenas hubo doce denuncias - el año pasado el número de locales clandestinos se elevó hasta 28. Pero esa cifra únicamente es la denunciada por Adeada, donde estiman que el volumen es incluso mayor.

Para contrarrestar el goteo constante en la apertura de este tipo de negocios sin licencia en Vitoria, la asociación alavesa de automoción trabaja en la puesta en marcha de una medida con la ayuda de las ITV, que hasta ahora sólo se ha llevado a cabo como experiencia piloto en las Islas Baleares.

La propuesta es sencilla y según Adeada serviría para elevar la seguridad de los coches más antiguos y, al mismo tiempo, evitar la proliferación de garajes clandestinos.

"Cuando un coche acude a pasar la ITV y no se le da el visto bueno por tener algún problema, la segunda vez que acuda al control con los fallos subsanados debe llevar el sello de un taller legal, para que la ITV sepa que ha sido reparado en un lugar que garantiza la seguridad", exponen desde Adeada, antes de apuntar que "legalmente no tienen por qué hacerlo, pero queremos convencerles de que es una buena solución que beneficia a todos".

También pasan muchos coches que vienen de un taller ilegal para alinear la dirección, prosiguen. "Al preguntarles qué le sucede al coche o qué ha podido pasar dicen que no saben, hasta que abres el coche, lo miras y ves que le han hecho una reparación desastrosa. Eso crea una inseguridad evidente en el vehículo y en la circulación", lamentan.