Los concesionarios podrían ahorrar alrededor de 750 millones de euros anuales reconvirtiendo hacia patrones de eficiencia su actividad de taller, un área estratégica que actualmente aporta el 60% de su beneficio, revela el informe #InnovaciónPosventa presentado en el XXIII Congreso de Faconauto por la consultora experta en valoración de siniestros Audatex.

El estudio - realizado a partir del análisis de más de 4,2 millones de reparaciones - confirma que esta reconversión es el principal reto al que se enfrentan los cerca de 8.000 talleres oficiales en los próximos tres años.

Será en 2017 cuando comiencen a mejorar los indicadores económicos relacionados con la venta de vehículos (alcanzaremos entonces el millón de unidades) y la posventa, con un crecimiento estimado del 1% de las reparaciones.

Ese mismo año recuperaremos posiciones y contaremos con seis millones de vehículos por debajo de los cinco años, frente a los cuatro millones actuales o los ocho de antes de la crisis. Estos coches nuevos hacen tres veces más kilómetros que los antiguos y, por tanto, dejan más rentabilidad al taller en revisiones y operaciones de mantenimiento.

Hasta 2017 los talleres oficiales deberán modernizarse para hacer frente a un escenario complejo marcado por tres factores interrelacionados: el progresivo envejecimiento del parque, que sumará 16 millones de coches de más de diez años en 2017; el descenso de la facturación, pues estos coches mileuristas dejarán el 33% de los ingresos, y la caída del rodaje medio de los coches (-27% desde 2008).

Este nuevo contexto, en el que el 80% de los coches que se repararán tendrán más de diez años, obligará a los concesionarios oficiales a redefinir su plan de trabajo si quieren fidelizar a sus clientes y atraer al grueso del parque rodante.