El ICDP, International Car Distribution Program, presentó en Madrid, con la colaboración del IE Business School y ATISAE Consultores, los resultados del 'Estudio Europeo sobre Redes de Distribución' en el sector del automóvil, que lleva a cabo anualmente. Con sede en Londres, el ICDP es una entidad sin ánimo de lucro y con una experiencia de 20 años en el sector.

El estudio ha sido elaborado para conocer más a fondo qué piensan los compradores de automóviles de las redes oficiales de distribución existentes. Además, tiene como objetivo preparar mejor a éstas y a sus marcas para afrontar un futuro cada vez más competitivo e incierto.

Algunos de los datos que ha proporcionado el informe de este año aportan conclusiones determinantes para el futuro de las redes oficiales y de la industria del automóvil en general.

El primer dato destaca que cada concesionario oficial en Estados Unidos vende aproximadamente el doble que uno en Europa. Como consecuencia de ello, reconoce como imperativa la necesidad de mejorar los resultados a corto plazo de las redes, lo que a su vez no puede ser separado de la necesidad de llevar a cabo una transformación de las mismas a medio-largo plazo.

Todo ello se basa en que la relación de las marcas de automóviles con sus clientes está pasando de las concesiones a otros entornos, la selección del taller por parte del cliente se ha desligado del lugar donde compra el coche y un tercio de los conductores urbanos piensa ya en soluciones de movilidad alternativas a la posesión de un coche.

El estudio demuestra, asimismo, que no hay una solución única y uniforme de red de concesionario oficial para todas las marcas. Para las de más volumen, el mayor riesgo está en la pérdida de esos volúmenes.

Por su parte, para las Premium, el riesgo está en preservar el valor de sus marcas, mientras para las que están en crecimiento el factor clave reside en encontrar el equilibrio entre ambas alternativas.