Un estudio realizado recientemente por Goodyear, en colaboración con ThinkYoung, expone que los jóvenes españoles quieren que en 2025 los coches sean inteligentes, asequibles y estén siempre conectados, aunque consideran esencial que el desarrollo de estas características y tecnologías inteligentes se traduzca en un aumento de la seguridad vial.

Así, la mayor parte de los jóvenes Millennials (69,7%) cree que uno de los principales retos a los que deberá enfrentarse el sector del automóvil en los próximos diez años será la fabricación de un coche económico y equipado con las últimas tecnologías. Otro 25,9% considera que el gran desafío para ese periodo será el lanzamiento de un automóvil inteligente con mayores niveles de conectividad.

 

El estudio indica que las nuevas tecnologías relacionadas con el transporte que los Millennials consideran primordiales y más atractivas son aquellas que incrementan la seguridad. Cuando se les preguntó a los jóvenes españoles qué cambios preferirían ver en movilidad para 2025, un tercio (31%) optaron por la seguridad inteligente, mientras el 23% mostró un gran interés en que su vehículo pueda comunicarse con otros coches para poder anticiparse a los cambios repentinos y adaptarse a ellos.

Las necesidades más populares relacionadas con los neumáticos (44,3%) son unos sensores que avisan cuando los neumáticos no circulan en condiciones de seguridad óptimas y deben comprobarse o sustituirse. Este resultado sugiere un interés por la conectividad, así como por los sistemas inteligentes y demuestra que la seguridad es esencial para los jóvenes a la hora de adoptar una nueva tecnología.

"Los Millennials son expertos en tecnología, por lo que no resulta sorprendente que deseen contar con coches inteligentes y conectados en los próximos 10 años", declaró Carlos Cipollitti, Director General del Centro de Innovación de Goodyear en Luxemburgo.

A su juicio, es una buena noticia comprobar que la seguridad también es importante para ellos. Para Goodyear, la seguridad es, sin lugar a dudas, la base de nuestro proceso de innovación. "Siempre buscamos las tecnologías más avanzadas, de tal forma que los sistemas de seguridad del coche, en combinación con nuestros neumáticos, puedan ofrecer un rendimiento aún mayor", apunta.

Actualmente, el desarrollo de coches con conducción autónoma es uno de los principales focos de interés, tanto del sector del automóvil como en el de la tecnología. Sin embargo, cuando se preguntó a los jóvenes qué nivel de autonomía preferían que tuviese su coche en 2025, sólo el 20,4% respondió que su automóvil fuese completamente autónomo. La mitad (49,3%) aceptaría un nivel de autonomía básico o medio.

Finalmente, al preguntarle cuál consideraban que será la mayor ventaja de los coches autónomos en el futuro, la respuesta más repetida fue la reducción de los accidentes de tráfico, elegida por un 74,6%, seguida por una conducción sin estrés (50,7%) y menos atascos (36,3%).