Un estudio realizado por Goodyear y la Asociación Europea de Autoescuelas (EFA) revela que los malos hábitos que copian de sus padres causan irresponsabilidad entre los jóvenes españoles al volante.

Junto con España, Italia, Francia y Austria son los países europeos en los que la transmisión de malos hábitos de conducción de padres a hijos supone un problema mayor. En Polonia, Suiza y la República Checa, por el contrario, no es tan pronunciado.

En todo el continente, el 64% de los profesores de autoescuela considera que los conductores jóvenes adoptan malos hábitos de conducción tras años observando la conducta de sus padres al volante.

En España, los instructores también opinan que la presión de sus "colegas" tiene una influencia importante en la tendencia de los jóvenes a conducir de forma irresponsable (60%).

Los profesores de autoescuela españoles son pesimistas sobre su capacidad de influir en la actitud de los jóvenes con respecto a la seguridad vial. Así, el 35% cree que los amigos tienen más influencia a la hora de incidir en los malos hábitos de conducción.

Jens Völmicke, Director de Comunicación Corporativa de Goodyear Dunlop EMEA, apunta que "aunque nada puede sustituir a la formación de calidad impartida por instructores experimentados, estos resultados ponen de manifiesto que la conducción responsable se debe empezar a inculcar en casa, desde una edad temprana".

Por su parte, John Lepine, presidente de la Asociación de Autoescuelas Europea, agrega que "estos resultados confirman lo importante que es para los jóvenes contar con modelos positivos de conducta en la carretera: no nos sorprende averiguar que los jóvenes imitan costumbres (buenas y malas) desde una edad temprana".

"Creemos que si más padres fuesen conscientes de cómo influyen sus hábitos de conducción en la actitud de sus hijos frente a la seguridad vial, el resultado nos llevaría a tener unas carreteras más seguras y unos conductores jóvenes más responsables", se lamenta Lepine.