Los plazos de pago del tejido empresarial están empeorando, como se desvela del estudio sobre la 'Situación de los Plazos de Pago en el B2B', presentado por Iberinform y Crédito y Caución en el marco del Observatorio de Riesgo de Crédito que impulsan con el IE Business School.

 

La principal cualidad de este estudio es lo robusto de sus conclusiones: para extraer los datos de comportamiento en pagos, Iberinform ha tenido en cuenta la información contenida en las cuentas depositadas por casi 80.000 empresas. Los datos del último ejercicio muestran un ligero empeoramiento de los plazos de pago, que aumentan de los 94 a los 95 días.

"En el marco de una legislación cada vez más exigente orientada a la reducción de los plazos de pago, esta evolución sólo puede entenderse en un entorno de insuficiencia de liquidez financiera y capitalización empresarial", explicó la directora comercial de Crédito y Caución, Marta Nodal.

El informe analiza la evolución de los préstamos concedidos a empresas que, desde que alcanzaron su máximo anual cercano al billón de euros en 2007, han descendido hasta situarse en niveles actuales, que representan la tercera parte de aquel volumen de liquidez.

En este entorno, de acuerdo con los datos de fuentes oficiales que recoge el informe, el 42% de las empresas españolas utiliza el crédito comercial para financiar su actividad. Se trata de la primera fuente de financiación de actividad, muy por delante de la segunda, el préstamo bancario, que sólo alcanza al 35%.

El empeoramiento es especialmente intenso en el segmento de la pequeña empresa, que suma cinco días hasta situar su plazo medio de pago en los 93 días. La mediana empresa empeora sólo dos hasta los 96 y la microempresa se mantiene en 96. La única excepción a la tendencia general es la gran empresa, que recorta en tres días sus plazos de pago, aunque sigue siendo la que cuenta con plazos de pago medios más amplios: 115 días.