Los talleres de reparación de automóviles están llevando a cabo medidas de reducción de costes y mejora de los servicios, debido al cambio de los hábitos y las expectativas de los consumidores frente a la crisis económica.

Ésa es una de las conclusiones del estudio de International Car Distribution Programme sobre el mercado europeo de distribución de recambios, que pone de manifiesto la mayor debilidad actual de la demanda, la importancia del precio y el hecho que Internet está fomentando la desintermediación del canal de distribución de recambios.

Así, los operadores, tanto oficiales como independientes, están evolucionando hacia estrategias que les ayuden a reducir costes, al tiempo que incrementan sus niveles de servicio a los clientes.

Durante la presentación del estudio, el director de ICDP France, Thomas Chieux, indicó que desde el inicio de la crisis el mercado europeo de distribución de recambios para el sector del automóvil ha reducido su valor (un 2,5% anual), como consecuencia del efecto corrector de la inflación.

"En este contexto, el negocio del recambio, tanto autorizados de marca como independientes, se ven sometidos a una presión competitiva nunca vista antes", añadió.

El informe recalca las innovaciones que se están registrando en Europa en recambios de componentes para vehículos, como la creciente concentración de empresas de distribución independiente o la mayor colaboración entre operadores autorizados de marca e independientes en materia de distribución de piezas.

Respecto al consumidor, el estudio subraya que ahora tienen nuevas necesidades, como la obtención de información, la compra a través de Internet, la posibilidad de montar piezas usadas en talleres oficiales,...