Los ingresos de los talleres en Cataluña se reducirán previsiblemente un 5,9% en 2014, hasta situarse en los 1.453,9 millones de euros, debido a la aceleración del envejecimiento de su parque automovilístico, donde el 49% se los vehículos tiene más de diez años, revela el informe 'Visión 3D de la posventa catalana', presentado por la consultora experta en valoración de siniestros Audatex durante el IV Foro de Automoción de Faconauto en Cataluña.

 

El estudio, realizado a partir del análisis de más de 4,2 millones de valoraciones de siniestros, atribuye esta caída de los ingresos al impacto de los vehículos denominados 'mileuristas', ya que, al contrario de lo que se piensa, son los que menos acuden al taller y los que están detrás de gran parte de la pérdida de trabajo e ingresos de la posventa.

Sin embargo, el comportamiento de los negocios reparadores en Cataluña es ligeramente mejor que el previsto para el conjunto de España, donde se estima un descenso de su cifra de negocio del 6,5% para este ejercicio, hasta los 9.456 millones de euros debido, principalmente, al déficit de matriculaciones - más de un 60% desde 2007 - y a una antigüedad más severa del parque rodante, con la mitad de sus vehículos por encima de la década.

Con todo, la previsión de pérdida de ingresos de los talleres catalanes es inferior al descenso del número de reparaciones, que caerá un 10,9% en la comunidad, estima Audatex, que consideran que los vehículos de menos de cinco años, los más rentables con intervenciones de mayor importe y más pasos por boxes (suelen estar cubiertos a todo riesgo), apenas representan un 19% del parque de Cataluña, por lo que la mayoría de las reparaciones se corresponden con vehículos de más edad.

De hecho, los vehículos más veteranos, cubiertos con pólizas a terceros o con franquicia, limitan sus reparaciones a las imprescindibles, como son las averías mecánicas, generalmente de menor cuantía - por debajo de los 1.200 euros -, lo que explica que la caída de los ingresos sea inferior a la bajada volumen total de reparaciones.

Para el responsable de Ventas, Fabricantes y Asociaciones de Audatex, José Luis Gata, "el envejecimiento del parque en Cataluña, al igual que en el conjunto del país, es un desafío ante el que los concesionarios deberán reorganizar su actividad para rentabilizarla al máximo atendiendo a tres segmentos diferentes de vehículos en función de su edad".

Esto también servirá para administrar mejor los tiempos que el taller dedica a otras gestiones derivadas de la reparación del vehículo, como el tiempo para la cita previa, la recepción del coche o la estimación del presupuesto, alcanzando así ahorros del 15% sobre el coste total del proceso posventa.