Muchos usuarios acuden a los talleres ilegales porque significa reparar su vehículo sin pagar el IVA, es decir, ahorrarse unos cuantos euros, relevantes en momentos como los actuales.

La masiva proliferación de este tipo de práctica fraudulenta ha llevado a la Asociación Navarra de Talleres de Reparación de Vehículos (ANTRV) a reclamar a las autoridades un mayor control y la imposición de sanciones más ejemplarizantes.

Los daños son cuantiosos, pues se calcula que una de cada seis reparaciones se lleva a cabo en el marco de la economía sumergida.

En este sentido, la asociación estima que los talleres ilegales están restando cerca de cinco millones de euros al año a los ingresos del sector. En Navarra, existen en la actualidad 580 talleres oficiales que suman una facturación de 142,7 millones de euros, con una media de 250.000 euros cada uno.