En la provincia de León operan 650 talleres mecánicos, cifra que ha descendido en los últimos diez años, entre otras razones, por la proliferación de talleres ilegales, 22 de ellos clausurados por la Guardia Civil en lo que va de año, cinco sólo en León. Según informa el portal Leonoticias.com, desde que comenzase 2016, la benemérita ha realizado controles en más de 45 establecimientos mecánicos.

“Trabajan con herramientas no adecuadas y utillajes que no son para el vehículo correcto”, explica Juan Fernández Pérez, vicepresidente de la Asociación de Talleres FELE. Los talleres clandestinos ofrecen reparaciones a precios más baratos que en los establecimientos con licencia, pero “con el tiempo salen más caros porque a veces provocan más averías que las que tenía el coche. En ocasión emplean piezas reutilizadas que suponen un riesgo para la seguridad vial”, indica el propietario del concesionario Carolina Motor.

Desde FELE también intentan combatir esta lacra a través reclamaciones en la asociación de talleres, a pesar de que las inspecciones se realizan en horas diurnas y las naves o casas particulares que albergan los talleres al margen de la ley no abren sus puertas. Otra de las soluciones que propone la entidad es la prohibición de vender material que afecte a la seguridad del vehículo a personas sin identificación de taller, CIF o NIE.

Igualmente, el vicepresidente de la asociación FELE muestra su preocupación por la relación entre los talleres y las compañías de seguros que, en ocasiones, “imponen a los establecimientos asociados trabajar con precios y mano de obra muy por debajo del precio de mercado”.

Por otro lado, Castilla y León cuenta con uno de los parques automovilísticos más anticuados de toda España, con una edad media en la comunidad de 12,8 años. “El parque en León es muy viejo”, destaca Juan Fernández. Aunque la provincia ha registrado en lo que va de año más de 4.000 matriculaciones de turismos, los datos suponen un 35% menos de lo que se matriculaba en 2007.