Más de 500 concesionarios participaron de forma activa, los días 12 y 13 de noviembre en Ifema, en el XXII Congreso Nacional de la Distribución de la Automoción, organizado por la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto).

El certamen también contó con la presencia de otros 200 congresistas y 28 empresas patrocinadoras y colaboradoras de todos los ámbitos de la automoción de nuestro país.

Gracias a esta elevada representación, los concesionarios apoyaron el nuevo emplazamiento y el cambio de formato del Congreso de Faconauto, que se centró en desarrollar actividades y contenidos prácticos dados por expertos y pensados para mejorar aspectos clave en la operativa diaria de las concesiones.

Los concesionarios y las marcas fabricantes coincidieron en señalar que la crisis, que ha golpeado a la distribución en los últimos años, quedará atrás en 2014, cuando la mayor parte de las redes vuelvan a ser rentables, tras muchos ejercicios en número rojos.

Esta recuperación pasaría, en gran medida, por el mantenimiento de los Planes Pive y Pima Aire. Faconauto pidió sus sucesivas renovaciones para asegurar un mercado que rondaría las 800.000 matriculaciones el año que viene.

"Rentabilidad" fue la palabra más escuchada en las dos jornadas de trabajo. En este sentido, Faconauto eligió su congreso para anunciar la puesta en marcha de Faconauto Credit, que nace con el objetivo de ofrecer una mayor oferta de financiación a los clientes, así como para reforzar la rentabilidad de todas las ventas.

El congreso permitió volver a reivindicar la importancia que el sector de la distribución tiene, tanto para la sociedad como para la economía de nuestro país. Así lo expresó el presidente de Faconauto, Jaume Roura, en la jornada de clausura ante el secretario de estado de Economía, Fernando Jiménez de la Torre, a quien recordó el peso que tienen los concesionarios, al emplear a 130.000 personas.

Respecto al empleo, el presidente anunció que se está trabajando con la Secretaría de Estado de Comercio para poner en marcha un programa piloto de formación dual, que recuperaría la figura del aprendiz, con unas ventajas laborales y fiscales, sin coste de seguridad social, para facilitar la formación y contratación de los futuros profesionales.

Según estimaciones de Faconauto, mediante este programa, los concesionarios estarían en disposición de crear de manera inmediata hasta 5.000 contratos para jóvenes de 18 a 20 años.