Según el I Estudio sobre hábitos de compraventa de vehículos de ocasión en España, elaborado por Tramicar, la confianza y la fiabilidad son elementos claves para los usuarios a la hora de adquirir un vehículo de segunda mano. Por ello, con motivo del Día de la Seguridad Informática, que se celebrará el 30 de noviembre, la plataforma online recomienda elegir un canal seguro con profesionales del sector que sepan aportar una garantía jurídica tanto a particulares como a profesionales de la automoción.

Durante este proceso se deberá contar con un contrato de compraventa en el que figuren los datos personales del comprador y del vendedor, el importe de la venta y la fecha y hora en la que se ha realizado la transferencia, así como datos como la marca y modelo del vehículo, cilindrada, matrícula, número de bastidor o el kilometraje que figura en el cuentakilómetros cuando se realizó la compraventa, ya que será la única vía para poder reclamar al vendedor en el caso de que éste se encuentre manipulado.

Además, antes de adquirir un coche de segunda mano, es fundamental que el comprador inspeccione que el vehículo se encuentra libre de cargas y gravámenes ocultos, ya que todas las deudas, multas o sanciones pendientes pueden llegar a transferirse. Asimismo, deberá constatar que elementos como el motor, el embrague, los neumáticos, la suspensión, los frenos, las luces o la tapicería se encuentran en buen estado, que el vehículo haya llevado a cabo las revisiones correspondientes o que haya pasado favorablemente la última ITV.

“Es aconsejable que el vendedor disponga del libro de mantenimiento del automóvil sellado, así como todas las facturas de las revisiones que se hayan llevado a cabo, para demostrarle al comprador que el vehículo ha recibido el mantenimiento pertinente”, destaca Jorge Alcántara, presidente de Tramicar.

Uno de los elementos más seguros y precisos que hará que el interesado conozca el estado real del vehículo es el Informe de Antecedentes del Vehículo de la DGT, mediante el que obtendrá información del estado técnico en el que éste se encuentra, la fecha en que la fue matriculado por primera vez o el nombre de todos sus propietarios. Todo esto servirá, según Tramicar, para que el comprador verifique si la persona que vende el vehículo es su legal propietario.

Antes de cerrar ningún acuerdo, es imprescindible comprobar la identidad del vendedor debido a la proliferación de estafas online en el mercado de ocasión como el 'phishing car', una práctica que se produce de manera habitual en las páginas de compraventa en la que perfiles falsos o suplantados utilizan la venta de un coche para engañar al comprador mediante ofertas exageradamente atractivas.