La operación 'Catalizador-Cid', de la Guardia Civil, se ha saldado con la detención de siete individuos especializados en el robo de piezas de vehículos. Uno de ellos, propietario de un taller, imputado por receptación, es quien compraba a sus colegas piezas de automóviles robadas. 

La investigación, realizada conjuntamente por la Policía Judicial y por el Grupo de Informes y Apoyo a Tráfico del Subsector de la Comandancia de la Guardia Civil, comenzó en marzo a raíz de la denuncia de una serie de robos y hurtos en el desguace La Brújula. La detección de una constante desaparición de piezas pensar que la banda contaba con algún cómplice dentro del desguace. Sospecha que confirmó la Guardia Civil, identificó al colaborador de la banda y a través de este al resto.