El sector automovilístico español se muestra optimista ante las próximas evoluciones mensuales del mercado de turismos, que apuntan a invertir la tendencia de muchos meses de reducciones a crecimiento por la influencia del Plan PIVE. No obstante, febrero ha vuelto a presentar una mala estadística de matriculaciones, con 58.373 unidades, que suponen un descenso del 9,8 % respecto al mismo periodo del pasado año.

Fabricantes de Anfac, importadores de Aniacam, concesionarios de Faconuato y vendedores de Ganvam coinciden en interpretar que el importante movimiento de reservas y de visitas a los concesionarios en los últimos días de febrero se van a traducir en una normalización de esta situación y, consiguientemente, en subidas de matriculaciones los próximos meses.

El sector considera el cambio de tendencia fundamental para llevar al ánimo de los consumidores un mensaje de optimismo, pero todavía abundan en que los volúmenes mensuales de mercado estarán muy por debajo de las potencialidades de este comercio.

En este sentido, se apunta que el resultado de febrero, por debajo de las 60.000 unidades, es un dato del año 1986, y se añade como consideración que, a pesar del Plan Pive, el cierre anual no estará por encima de las 700.000 unidades, cuando la velocidad de crucero de este mercado se calcula en 1,2 ó 1,3 millones de turismos anuales.

Para el director de comunicación de Anfac, David Barrientos, el Plan Pive 2 ha despertado de nuevo el interés del consumidor, que ha incrementado los pedidos un 42 %, al tiempo que el canal de particulares muestra una tendencia ligeramente al alza desde septiembre.

Germán López Madrid, presidente de Aniacam, augura un cambio de tendencia al alza en las matriculaciones de turismos los próximos meses, al tiempo que puntualiza que de este mismo mes es muy previsible que empiecen a darse evoluciones en positivo.

Por su parte, su homólogo en Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, señala que "el nuevo plan está ayudando a sostener un mercado que, recordemos, está en niveles de hace más de veinte años y que, sin ayudas, dibujaría una clara trayectoria a la baja".

Jaume Roura, presidente de Faconauto, asevera que "en la primera mitad de febrero hemos notado el parón entre el final del Pive y la puesta en marcha del Pive 2, de ahí el ligero retroceso de las matriculaciones de particulares, cuyo poco peso en nuestro mercado sigue siendo, en cualquier caso, preocupante".