En numerosos contactos que la red Proximity Customer ha mantenido con gerentes de empresas provenientes de las redes comerciales ??"Peugeot, Renault, entre otras-, nos encontramos con situaciones que nos provocan una gran preocupación, por su actitud ante la situación, su falta de retos nuevos, su parálisis a la hora de tomar decisiones sin la reflexión debida que merece su negocio.

A modo de ejemplo podemos citar algunas de estas situaciones, como la de un servicio oficial Renault hasta hace un año, actualmente ya no tiene ninguna representación. Sus instalaciones tanto internas como externas son correctas. No tiene carteles que le den identidad. Ante su decisión de esperar y aguantar el temporal de esta crisis su taller está sin vida. Sus clientes siguen siendo Renault pero las entradas a taller están bajando desde hace más de dos años, por lo que ha pasado de una estructura de 5 personas a 1 persona. En sus argumentaciones solo se habla de hechos pasados, abundan palabras de desánimo, de desmotivación, de aguante, de miedo a tomar decisiones y emprender alguna acción que le pueda diferenciar. ¿Qué ocurre cuando este estado anímico se traslada a los clientes?
O el caso de un servicio oficial Peugeot hasta el 2012. Actualmente se cierra en pintar su instalación de azul con el afán de mantener a los clientes de Peugeot (vive en el pasado). No dispone de una imagen de fachada ni de interior, y el estado del taller tiene mucho que desear en cuanto a orden y limpieza. Ha disminuido estructura dado que el número de clientes le ha bajado, pero no hace nada para captar a otros clientes multimarca de su población. En estos momentos carece de perspectiva de negocio por lo que cada vez va a menos. Se limita a esperar que este momento de crisis pase . ¿Cuánto tiempo aguantará si sus clientes siguen cambiando de coche o simplemente de taller?
¿Qué está ocurriendo en los talleres de reparación del automóvil? ¿A dónde lleva esta parálisis, este miedo y esta desmotivación del empresario? ¿Se ha perdido el espíritu del emprendedor en este sector?
En esta crisis en la que nos vemos inmersos, un gran error es caer en la tristeza, en el desánimo y en la melancolía de los recuerdos de aquellos tiempos pasados. Es absolutamente necesario creer en el negocio "mercado multimarca" midiendo las posibilidades pero emprendiendo el camino hacia adelante. El vocablo "emprendedor" siempre ha estado ligado a riesgo, a emprender nuevas ideas y nuevos proyectos, siempre con pasión, entusiasmo y perseverancia. Esto, si realmente se quiere mantener el negocio. La parálisis y el miedo generan una falta de iniciativa que nos encamina hacia el fracaso, al dedicar pensamientos, tiempo y fuerzas a aquello que no queremos que ocurra.
Ya sabemos que corren tiempos muy difíciles para el sector del automóvil, y para otros sectores también, pero si nos quedamos parados, estamos dejando que la situación y las circunstancias nos arrastren y entonces ¿a dónde llegaremos? Más que nunca es preciso tener sueños, marcarse objetivos y emprender acciones diferentes que ayuden a conseguirlos. Einstein decía: "la mayor locura del ser humano es querer obtener resultados diferentes haciendo siempre lo mismo". Si no se hace nada, nada vamos a obtener.
Desde la Central Proximity queremos que los talleres de servicios del automóvil tomen consciencia de que la única solución es reencontrar el espíritu "emprendedor" con pasión y motivación para que el esfuerzo y la persistencia en las nuevas ideas sean retos de futuro. Y si en algún momento nos fallan las fuerzas, hemos de ser capaces de levantarnos con más coraje que antes, para analizar aquello que no funciona y cambiarlo y potenciar todo aquello con lo que se está obteniendo resultado.