La alcaldesa de París, la socialista Anne Hidalgo, anunció un plan para reducir la contaminación en la capital francesa que contempla prohibir la circulación de vehículos con combustible diésel a partir de 2020 y convertir el centro de la ciudad en una zona semipeatonal.

 

"Quiero el fin del diesel en París en 2020 y, si es posible, más allá del periférico. Se trata de acelerar la transformación, con la participación del Estado", expuso Hidalgo, nacida en Cádiz hace 55 años.

Según datos subrayados por la alcaldesa, en la actualidad el 60% de los parisinos no tiene coche, mientras que en 2001 era el 40%. La misma encuesta, realizada sobre una muestra representativa de 804 personas, indica que el 75% de los residentes en la región parisina considera que hay que animar a los conductoras a abandonar el diésel.

El pasado marzo, recordemos, un pico de polución atmosférica obligó al consistorio a prohibir un día la circulación a vehículos con matrícula par, por primera vez en diecisiete años.

Hidalgo está dispuesta a imaginar una excepción para los hogares poco humildes que ya tengan un vehículo diesel que utilicen ocasionalmente y a los que se podría "autorizar a circular los fines de semana".

En paralelo, se doblará el número de kilómetros de pistas ciclables en el horizonte de 2020 y se contribuirá al desarrollo de una red de bicicletas con motor eléctrico, que contará con una inversión de 100 millones de euros y se sumará al nutrido parque de bicis públicas convencionales de la capital, donde muchas calles ya han limitado la velocidad de circulación a 30 km/h.