La falta de adhesión al nuevo régimen se debe a la imposibilidad de que los clientes puedan beneficiarse de las deducciones hasta que no paguen las facturas y a la limitación final impuesta para que el emisor tenga que devengar, sí o sí, el tributo, según un artículo publicado en Finanzas.com y que puedes leer completo pulsando aquí.