La Audiencia Provincial de Teruel ha condenado a un año de prisión al responsable de un taller mecánico de Teruel por un delito de apropiación indebida al quedarse con el coche de una clienta que lo había llevado a su taller para reparar. Según informa El Heraldo, el hombre cobró la cuantía del seguro, 1.835,47 euros, y cerró el taller sin devolver el vehículo a su propietaria y quedándose con la cantidad remitida por la compañía aseguradora. Además, tendrá que indemnizar a la dueña del coche, en concepto de responsabilidad civil, con 3.269 euros.

Los hechos se remontan al 18 de diciembre de 2013 cuando el vehículo de la denunciante, un Citroën Xara, sufrió un accidente de circulación y fue entregado para su reparación el 20 de diciembre al taller J. Barrabino S. L., situado en Teruel. Asumió su reparación la compañía Mapfre, aseguradora del vehículo, que el 8 de mayo de 2014 remitió al taller el finiquito de indemnización tras la verificación del informe pericial de desperfectos objeto de reparación por importe de 1.835 euros.

Según la sentencia, recogida por El Heraldo, el taller facilitó un vehículo de sustitución a la denunciante, que sufrió daños con ocasión de un accidente de circulación, acordando en enero de 2014 con la propietaria del coche que esta asumía el pago de 2.500 euros por dichos daños, sin que conste que ese pago fuese efectuado.

El fallo considera probado que el responsable del taller no reparó el vehículo, cesó en la actividad de la empresa y se quedó el coche para sí, lo utilizó y circuló con él. El 27 de abril de 2015, el acusado se puso en contacto con la denunciante mediante una carta en la que le reclamaba 2.500 euros en concepto de gastos de vehículo de sustitución.

En junio de 2015, el Citroën Xara propiedad de la denunciante fue detenido por fuerzas de la Guardia Civil de Tráfico como consecuencia de una infracción cometida en el término municipal de Puzol (Valencia), en la carretera V-21, siendo conducido en ese momento por el acusado. El vehículo no estaba reparado y presentaba otros desperfectos valorados en casi 1.000 euros.