SEMA, la mayor feria de componentes y accesorios del mundo del automóvil, se celebra estos días con récord de participación, reuniendo a 2.400 expositores -de los que 550 participan por primera vez- en un total de 251.167 metros cuadrados del Centro de Convenciones de Las Vegas (Estados Unidos), informa EFE. Sólo la sección de nuevos productos de SEMA cataloga este año 3.000 referencias, atendiendo especialmente a los sistemas de ayuda a la conducción.

La magnitud de la edición de este año de SEMA discurre en paralelo a la creciente importancia del mercado de los accesorios en Estados Unidos. Si en 2010 el Departamento de Comercio de Estados Unidos valoraba el sector en el país en alrededor de más de 190.000 millones de dólares (163.000 millones de euros) y 4,2 millones de empleos, para este año se estima que las ventas ascenderán a más de 270.000 millones de dólares (231.000 millones de euros). Y los estudios señalan que el sector puede seguir creciendo en el corto plazo a un ritmo anual de entre el 3% y el 4%.

En Estados Unidos, el crecimiento de las ventas de accesorios está impulsado en gran parte por la elevada edad media de los vehículos, que podría situarse en 11,7 años en 2018, la cifra más elevada en la historia del país, a pesar de que las ventas de automóviles nuevos alcanzaron el año pasado la cifra récord de 17,1 millones de unidades y este año se prevé que se acerquen a ese número. En la actualidad, el parque de automóviles de Estados Unidos es el más elevado en la historia del país y se cifra en más de 264 millones de vehículos.

La elevada edad media de los vehículos y la velocidad con la que los fabricantes están incorporando nuevas tecnologías a los últimos modelos crea una oportunidad única de atraer clientes para los fabricantes de componentes. El vicepresidente de Eventos de SEMA, Peter MacGillivray, declaró recientemente que de los más de 264 millones de automóviles que circulan en el país, alrededor de 200 millones no cuentan con sistemas de ayuda a la conducción, como los que avisan si el vehículo se sale del carril o anticipa una colisión.

Si antes SEMA era el lugar preferido por pequeños talleres independientes para mostrar sus creaciones, cada vez más grandes fabricantes acuden al salón de Las Vegas con sus propuestas. Por ejemplo, este año la firma surcoreana Kia presenta en Las Vegas varias versiones de su nuevo vehículo de alto rendimiento, el Stinger. Por su parte, Mopar, la marca de accesorios de Fiat Chrysler (FCA), acude con numerosas novedades para los vehículos más populares de marcas del grupo, como Jeep o Dodge.