La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y el presidente de Repsol, Antonio Brufau, han renovado el convenio para impulsar el uso de vehículos propulsados con autogás, el combustible alternativo más utilizado del mundo, para lograr una movilidad limpia y mejorar la calidad del aire en la capital.

"El acuerdo que acabamos de firmar es la reafirmación del compromiso de Repsol y del Ayuntamiento de Madrid con la movilidad limpia y la mejora de la calidad del aire", manifestó Botella, antes de matizar que mientras el pasado año fueron diez las estaciones de la Red de Calidad del Aire las que no cumplieron los objetivos, éste han sido cuatro. "El objetivo es que sean cero".

La colaboración entre Repsol y el Ayuntamiento de Madrid en la promoción de combustibles alternativos como el autogás comenzó en 2009, con la firma de un convenio en virtud del cual ya se han instalado 13 puntos de suministros en la capital, cuatro a lo largo de este año.

Con una vigencia de tres años, el convenio no implica aportaciones económicas, pero sí obliga a ambas partes a adoptar medidas que favorezcan el aumento del número de vehículos GLP y de los puntos de repostaje de autogás en la capital.

Entre dichas medidas se encuentran la divulgación y concienciación social sobre las cualidades del autogás como combustible limpio; el estudio de nuevos estímulos fiscales o normativos para los vehículos que lo utilicen; la agilización de los trámites administrativos para incrementar la infraestructura de suministro de autogás; o la realización de pruebas con un autobús híbrido con GLP por parte de la Empresa Municipal de Transportes (EMT).

El Ayuntamiento de Madrid promoverá los vehículos con autogás en sus flotas, así como en aquellas que son propiedad de las empresas concesionarias. De hecho, la corporación acaba de incorporar 85 vehículos que usan este combustible.

Asimismo, impulsará la homologación por parte de los fabricantes de los vehículos con autogás en el sector de autotaxi, para el que ya existe una línea de subvenciones municipales.

Por su parte, Repsol se compromete a implantar suficientes puntos de suministro para el repostaje de autogás en la capital. La compañía energética prevé alcanzar las 70 estaciones de servicio, que ofrecerán este combustible alternativo en la comunidad autónoma en 2015.

Apuntar que en el mercado español circulan más de 25.000 vehículos con autogás. La Comunidad de Madrid se sitúa a la cabeza, con unos 7.000 automóviles. Se estima que en 2017 esta cifra ascenderá hasta 40.000, aproximadamente un 1% del parque.