Miles de usuarios comienzan sus vacaciones. Durante este verano, millones de automovilistas se concentrarán en las carreteras españolas en uno de los momentos de mayor intensidad de tráfico del año, y también de mayor riesgo. Para mejorar la seguridad, el Barómetro de averías del Real Automóvil Club de España-RACE ha analizado los problemas mecánicos que se produjeron en el periodo estival de 2015, así como los servicios de asistencia realizados desde enero hasta mayo de este año, con más de 252.000 servicios de ayuda. El estudio de los datos revela como del 1 de enero al 31 de mayo de 2016, los vehículos que sufrieron un accidente de tráfico, y necesitaron una asistencia, aumentaron un 22,8%, y las averías mecánicas se han incrementado un 12,5% más en los primeros cinco meses del año respecto al mismo periodo de 2015. Por tipo de problemas, batería y neumáticos ocupan los primeros puestos.

 

Durante el verano de 2015 (meses de julio y agosto) se realizaron más de 129.800 asistencias en carretera, muchas veces derivadas por cuestiones mecánicos relacionados con la temperatura.

En este sentido, los desplazamientos estivales muestran otro tipo de averías menos frecuentes durante el resto del año, como fueron los errores en el repostaje (986 casos en estos dos meses), perder la llave de seguridad de las tuercas de las ruedas (160 casos), olvidar las llaves en el maletero (220 casos) o en el interior del coche (2.200 asistencias).

Ya en 2016, el informe de las más de 252.500 asistencias realizadas por el RACE en los cinco primeros meses del 2016 muestra un aumento del 12,5% de las averías mecánicas, consolidando una tendencia que se viene observando en los últimos años. Un correcto mantenimiento y una revisión reducirían el riesgo de sufrir un desfallecimiento mecánico.