“Para una reducción inmediata de los gases de efecto invernadero (GEI), una vía tecnológicamente consolidada, madura y disponible es la utilización en mayor escala del gas natural (GNC y GNL) en la movilidad”. Así lo afirman las asociaciones españolas Sedigas y Gasnam ante la consulta pública que ha lanzado el Ministerio de Energía sobre el proyecto de Real Decreto que pretende establecer objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero durante el ciclo de vida de los combustibles y la energía suministrados en el transporte.

Para establecer objetivos de reducción de emisiones en el transporte que tengan un impacto inmediato, “es imprescindible trabajar y poner los medios necesarios, a través de un amplio plan nacional de desarrollo del parque automovilístico y, en particular, del uso profesional de los vehículos GNC y GNL, que sustituyan una parte significativa de los que actualmente utilizan derivados del petróleo”, afirman ambas asociaciones en un comunicado.

Además, la creación de un parque significativo de vehículos de gas natural, que ya de por sí representará una reducción del 17% de los GEI contra los derivados del petróleo, abre la vía del uso del biometano, el gas natural sintético y el hidrógeno, con sus consiguientes aportaciones en la reducción de los GEI. “El gas tiene que jugar un papel clave por lo que es imprescindible impulsar medidas para desarrollar la infraestructura de repostaje y su logística en todos los segmentos del transporte”, concluyen.

En el marco de la Semana Europea de la Movilidad, que se celebra estos días, la Comisaria europea de Transporte, Violeta Bulc, ha establecido cuatro áreas prioritarias: innovación, digitalización, descarbonización y ciudadanía. También ha coincidido con la ruta ibérica de la 11ª edición del Rally GNL Blue Corridor, que pone de manifiesto las amplias posibilidades del GNL como única alternativa existente a los combustibles tradicionales en el transporte pesado por carretera y en el transporte marítimo.

“Las características de disponibilidad, fiabilidad y economía de compra, bajo mantenimiento y total reciclabilidad de los vehículos con gas natural son bien conocidas”, subrayan desde Sedigas y Gasnam. “La tecnología está madura, es asequible para el ciudadano, segura, y está preparada para una rápida y fuerte contribución para el desafío del transporte gracias a ser el único combustible no derivado del petróleo capaz de ofrecer una alternativa en cualquier tipo de movilidad terrestre y marítima”.

Las emisiones GEI del transporte representan en España el 24% de las totales, de las que al transporte de pasajeros por carretera le corresponden 66%, al de mercancías el 28% y a la suma del transporte aéreo, ferrocarril y marítimo el 6%. La utilización del gas natural en sectores como el transporte le lleva a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 23% comparadas con la gasolina y en un 7%, con el diésel. En camiones y autobuses, los beneficios frente al diésel son de un 16% con GNC (Gas Natural Comprimido) y de un 15% en el caso del GNL (Gas Natural Licuado).