En 2020, GPC, LKQ y PHE, las tres principales empresas de distribución de recambios en Europa, perdieron ingresos. Pero no como resultado. Durante los primeros tres meses de 2021, incluso comenzaron con un progreso real, con un EBITDA aún en buena forma y perspectivas alentadoras. ¿Y si salen aún más fuertes de esta crisis?

Según la revista francesa Zepros, los “tres grandes” de la distribución ciertamente han experimentado un año 2020 penalizador: facturación del -5,6% para GPC, -7% para LKQ y -2% para PHE. Pero los rebotes a principios de 2021 son espectaculares. Durante 3 meses de 2021, Genuine Parts Company (propietaria de Alliance Automotive Group) informó un crecimiento comercial general del 9% -que sube al 14,3% si nos circunscribimos al negocio de automoción-. El beneficio se situó en 361 millones de dólares (300 millones de euros), un 41% más que en el mismo período del año pasado.

Un pequeño escalón por debajo para LKQ Corporation, que anuncia un aumento del 5,4% en Europa y de un 7,3% en Estados Unidos. Finalmente, Parts Holding Europe cifró una facturación de 485 millones de euros, un 11% más que los primeros tres meses de 2020 (+7,5% en comparación con el primer trimestre de 2019), registró un EBITDA del + 44%.

De hecho, tanto GPC como PHE se han mostrado optimistas para este 2021. GPC acaba de aumentar sus previsiones de crecimiento del 5 al 7%. Y PHE prevé superar en 2022 los 2.000 millones de facturación (1.762 millones de euros en 2020).