La Asociación de Empresarios de Automoción de Burgos (Adeabur) ha realizado un seguimiento estadístico de cómo se ha manifestado mercantilmente la “nueva normalidad” posterior al Estado de Alarma.

La patronal ya avanzó un informe sobre la situación de las empresas reparadoras en las primeras semanas de reincorporación de las plantillas tras los numerosos ERTEs, que fue “paulatina, moderadamente lenta y bajo la gran incógnita del trabajo que se encontrarían tras dos meses de aislamiento social”. La falta de kilómetros realizados (y las revisiones y averías que conllevan), la paralización de los servicios de ITV y la baja o escasa actividad comercial y fabril no ofrecían un buen panorama, según Adeabur.

Seis semanas después de aquella primera toma del pulso al sector, en el que "la incertidumbre y el escaso optimismo" eran la nota predominante, el mes de julio presenta, según la asociación, “un panorama menos malo (reanudar al servicio de ITV y cierta mejora de la movilidad social ayudó a ello), pero siempre marcado por la incertidumbre con que se contempla el trimestre tras el periodo estival y ante el inestable horizonte económico de muchos sectores y de sus empleados”.

Tras los resultados “muy cautos” de la encuesta realizada a finales de junio, Adeabur se encuentra con que un tercio de los encuestados ha conseguido que sus expectativas iniciales se cumplan plenamente, incluso mejoradas en un cierto número de casos. Alrededor de la mitad han visto que el cumplimiento de estas expectativas se ha realizado en un 75% o más. Todo ello en conjunto arroja un buen promedio de satisfacción “dadas las circunstancias”.

Respecto de las plantillas, a fecha de hoy la práctica totalidad de las mismas se han incorporado progresivamente a sus puestos, pero que será definitiva en mayor o menor grado en función de la demanda del mercado reparador que el sector se encuentre en octubre. De hecho, Adeabur indica que dos terceras partes de los encuestados no se plantea por el momento nuevos ERTEs si el mercado mantiene una demanda de trabajo mínimamente suficiente. Y como una posibilidad a considerar, dejan en suspenso esa opción un 25% de ellos.

“Estos datos, junto con que por ahora menos de un 20% optaría por despidos en lo que resta de año (si pueden evitarlo), confirman el esfuerzo detectado en las empresas (la mayoría micropymes familiares) por mantener el empleo y las mejores condiciones laborales posibles para su personal, a pesar de lo duramente que viene golpeando al sector el Estado de Alarma y sus secuelas socio-económicas”, apuntan desde la asociación burgalesa.

Para finalizar el estudio y preguntados los empresarios reparadores sobre su estimación provisional para los niveles de ocupación esperables en el último trimestre del año, la incertidumbre y la cautela vuelven a destacar. Según Adeabur, no hay que olvidar que este sector es muy sensible a las alteraciones económicas, así como al estado de certidumbre económica y disponibilidad de presupuesto de consumo de los ciudadanos. Por ello, solo un cauto 25% considera que alcanzarán niveles razonables de ocupación hacia finales de año, y casi la mitad que apenas llegará al 75% de ocupación esperable para estos meses.

Cabe destacar que Adeabur se ha comprometido con el sector a mantener este observatorio en los próximos meses, con el fin de ir chequeando si las previsiones y la marcha del mercado confirman las estimaciones que mes a mes se viene verificando.