Con motivo de las vacaciones estivales y del aumento de desplazamientos por carretera que se producen en verano, la directora general de Tráfico, María Seguí, ha presentado el dispositivo de seguridad que la Dirección General de Tráfico pone en marcha. En él, además, la DGT ha confirmado que la campaña de vigilancia de neumáticos y luces se realizará entre el 6 y el 12 de julio y se unirá a otras dos centradas en los límites de velocidad y el consumo de alcohol y drogas.


Se prevé que durante los meses de julio y agosto se realicen 81,5 millones de desplazamientos de vehículos por carretera, un 3,85% más que los movimientos que se produjeron el verano pasado. Las previsiones para el mes de julio son de 38,3 millones y para agosto de 43,2 millones.
La campaña del 6 al 12 de julio tiene como objetivo vigilar las condiciones de los vehículos que circulan por nuestras carreteras. El riesgo de fallecer o sufrir una lesión con hospitalización aumenta con la antigüedad del vehículo, de ahí que el mantenimiento del mismo sea esencial para realizar un desplazamiento seguro. Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil desarrollarán su actividad de vigilancia destinando el 80 % de sus horas a las carreteras secundarias.
Además, del 20 al 26 de julio se vigilará el cumplimiento de los límites de velocidad -desde el aire y a pie de carretera con radares fijos y móviles- y del consumo de vigilancia y control de alcohol y drogas al volante. Esta última campaña coincide en la semana que más fiestas se celebran en España (15 de agosto), por lo que los controles preventivos de estas sustancias se incrementarán en todas las vías y a cualquier hora del día.
Cabe recordar que la campaña de revisión de neumáticos e iluminación se realiza con la colaboración de diversas policías locales. Los agentes de dichos cuerpos procederán a una inspección visual del vehículo y la documentación del mismo con especial atención al cumplimiento del paso por la ITV. Conviene recordar que el límite legal de profundidad del dibujo de la banda de rodadura está fijado en 1,6 mm y que las multas pueden suponer hasta 200 euros por cada unidad que no cumpla con lo establecido e incluso puede conllevar la inmovilización del vehículo.